Círculo Escéptico: Asociación para la difusión del pensamiento crítico Administración del blog
 

 Portada  |  Actividades  |  Documentos  |  Humor  |  Enlaces  |  Quiénes somos  |  Contacto 

Blogs del Círculo Escéptico > El remedio homeopático de la semana

El remedio homeopático de la semana

-

RSS del blog.

Empezando: ¿Qué es la homeopatía?

 Si hacemos caso de la propaganda que hacen sus creyentes y, sobre todo, sus practicantes, la homeopatía es algo así como el Bálsamo de Fierabrás, un remedio mágico que lo cura todo, sin efectos secundarios y de forma totalmente "natural". Y esa es también la percepción que suele tenerse popularmente de la homeopatía: algo "natural" y a base de plantas, mucho más sano y menos agresivo que la medicina "química".

 

Pero la realidad, como suele ocurrir, es menos bonita que los cuentos.

 

La homeopatía fue inventada por Samuel Hahnemann a principios del Siglo XIX, partiendo de tres principios fundamentales. El primero de ellos es la creencia de que la enfermedad no tiene una causa biológica, sino metafísica: el desequilibrio o perturbación de una hipotética "fuerza vital". Este desequilibrio podía deberse a causas internas, como el estado de ánimo de la persona, pero también a causas externas, los llamados "miasmas", unas entidades que ni él mismo supo definir con precisión pero a las que acabó atribuyendo la mayor parte de las enfermedades, si no todas.

 

El vitalismo o incluso la creencia en las "miasmas" no eran ideas originales de Hahnemann, ni mucho menos, y de hecho en su época ya iban siendo abandonadas, conforme la medicina avanzaba hacia una correcta comprensión de las enfermedades y sus causas. Su aportación original, en realidad, está en los otros dos principios básicos de la homeopatía, la "curación por los similares" y la "dilución y potenciación".

 

La curación por los similares o "similia similubus curantur", consiste en la creencia de que una enfermedad puede ser curada por la administración de una sustancia que cause los mismos síntomas. Parece ser que la cosa se le ocurrió a Hahnemann tras ingerir corteza de cinchona y experimentar una serie de síntomas similares a los de la malaria. Dado que la corteza de cinchona (y más concretamente, la quinina contenida en ella) se empleaba como cura para esta enfermedad, Hahnemann dedujo que lo que realmente hace que una sustancia cure una enfermedad era era precisamente eso, la inducción de síntomas similares a los de esa enfermedad en una persona sana.

 

Evidentemente, no hay ninguna razón por la que se pueda suponer que esto sea una norma general, pero es que ni siquiera es cierto para el caso de la cinchona y la malaria: los síntomas que experimentó Hahnemann probablemente se debieron a que era alérgico a la quinina. Por otra parte, si lo pensamos un poco lo que hizo Hahnemann (y siguen haciendo los homeópatas) es centrarse exclusivamente en los síntomas de la enfermedad, pero no en sus causas reales. En caso de que la "ley de los similares" fuese cierta solo serviría para aliviar los síntomas, pero nunca para curar realmente nada.

 

En tercer lugar tenemos, por último, la ley de las diluciones, una idea aún más extraña que las anteriores. En sus primeros experimentos, Hahnemann comprobó que al administrar a un enfermo una sustancia que le provocase síntomas similares lo único que hacía era empeorarlos, como por otra parte era de esperar. Pero en lugar de replantearse sus ideas, lo que hizo fue ir probando con dosis cada vez más reducidas hasta que dejaba de producirse este agravamiento. Evidentemente, esto se debía sencillamente a que los pacientes recibían cantidades reducidísimas (o incluso nada en absoluto) de la sustancia activa, pero Hahnemann, de nuevo, interpretó los datos a su manera y llegó a la sorprendente conclusión de que el proceso de dilución lo que hacía era "potenciar" las virtudes terapéuticas de las sustancias, al mismo tiempo que eliminaba sus efectos adversos. La dilución, eso sí, debía hacerse siguiendo un determinado ritual, golpeando varias veces el frasco contra una superficie dura recubierta de cuero (Hahnemann recomendaba el dorso de una Biblia).

 

Todo esto ocurría, recordemos, a principios del Siglo XIX. Desde entonces, la medicina ha evolucionado hasta convertirse en una de las grandes responsables del incremento en la expectativa y calidad de vida que hemos experimentado en las últimas décadas. Descubrimientos como la teoría de los gérmenes, la vacunación o la farmacología científica, junto con la adopción de herramientas tan importantes como los modernos procedimientos de diagnóstico o los ensayos clínicos, han permitido que muchas enfermedades que eran mortales para nuestros abuelos hoy resulten perfectamente tratables, benignas o incluso en algunos casos hayan sido erradicadas. La medicina de nuestros días apenas se parece a la de hace un siglo, y mucho menos a la de hace dos.

 

Y, sin embargo, la homeopatía sigue anclada en las mismas ideas de Hahnemann, a pesar de que todas y cada una de ellas han sido desmentidas por los avances científicos. Hoy en día se sabe que no existen ni la "fuerza vital" ni los "miasmas". El tratamiento de las enfermedades no se centra en los síntomas, sino en sus causas, y desde luego no se basa en concepciones como la de los "similares" o los "contrarios", propias de la magia simpática, sino al estudio científico de los procesos biológicos.

 

Peor aún: ya en tiempos de Hahnemann empezaba a imponerse la teoría atómica, es decir, la concepción de que la materia no puede dividirse indefinidamente, sino que está formada de pequeñas partículas -los átomos- que a su vez se agrupan en moléculas características de cada una de ellas. De hecho puede incluso determinarse el número de átomos o moléculas presentes en una determinada cantidad de sustancia, aplicando el llamado número de Avogadro, cuyo valor es de aproximadamente 6,022x1023.

 

La implicación de estos descubrimientos es que en las diluciones por encima de esa cifra ya no queda ni una sola molécula de la sustancia original. Sin embargo, la homeopatía utiliza grados de dilución mucho mayores; una de las más utilizadas es la 30C, elaborada diluyendo una parte de tintura original en noventa y nueve partes de agua, extrayendo de la mezcla así obtenida una centésima parte, volviéndola a diluir en otras noventa y nueve partes de agua, y así sucesivamente hasta treinta veces. Sin embargo, por muy perfecta que sea la dilución la tintura madre original habrá desaparecido por completo en la decimotercera dilución; a partir de ahí lo único que se hace es disolver agua en más agua. Sin embargo, los homeópatas no solo insisten en que el remedio así obtenido sigue teniendo propiedades terapéuticas, sino que afirman que es más potente cuanto mayor sea el grado de dilución.

 

Para justificar esta creencia los homeópatas suelen aludir a supuestas propiedades casi mágicas del agua, que según ellos de algún modo "recordaría" haber tenido disuelta la sustancia original. Una idea que no solo no ha sido demostrada, sino que resulta bastante difícil de sostener sin que surjan nuevos interrogantes. Por ejemplo, el ciclo natural del agua implica que la utilizada en la preparación de los remedios homeopáticos tuvo que estar en contacto en algún momento con toda clase de sustancias; ¿por qué no las "recuerda" también? ¿Y por qué no "recuerda" las impurezas presentes incluso en las aguas más purificadas, que lógicamente también se verían "potenciadas" por el proceso de dilución?

 

Por otra parte, para que las premisas de la homeopatía fuesen ciertas el agua no solo tendría que tener memoria, sino también buena voluntad: ¿cómo explicar, si no, que el proceso de dilución conserve y potencie las propiedades terapéuticas de las sustancias originales (es decir, las buenas), pero no sus efectos nocivos (es decir, los malos)? ¿De qué modo aprende el agua lo que es bueno o no para nuestra salud?

 

A pesar de que los homeópatas, como iremos viendo en este blog, suelen tener mucha imaginación, normalmente no tienen respuestas fáciles para estos interrogantes, por lo que se escudan en un último bastión de defensa: según ellos, a pesar de todos estos inconvenientes teóricos, en la práctica la homeopatía funciona. Sin embargo, resulta que tampoco es así; los estudios clínicos más rigurosos demuestran que en realidad la homeopatía produce los mismos efectos que cualquier otro placebo, y por lo tanto su efectividad terapéutica real es sencillamente nula. Y aunque abundan los testimonios de personas que aseguran que les ha funcionado, en realidad se deben a causas tan sencillas como la autosugestión, la evolución natural de las enfermedades, nuestra capacidad para llegar a conclusiones erróneas o incluso algo tan simple como que los únicos testimonios que solemos oír son los positivos, pero no los negativos.

 

El propósito de este blog es aportar información, lo más rigurosa y documentada posible, sobre lo que realmente se esconde tras la homeopatía y otras terapias pseudocientíficas. Y aunque H.L. Menken dijo en su día que "una carcajada vale por diez mil silogismos", no lo haremos ridiculizando a la homeopatía: como veremos, sus postulados son tan absurdos que se las arregla para ponerse en ridículo ella solita...

 

Publicado el 01/03/2010 a las 00:10:51.

Comentarios

De: carolina
05 de junio de 2010, 16:51:31
me parece estupenda la critica realizada pero totalmente absurda y no me molestaré en argumentar nada al respecto porque no soy una entendida, simplemente una persona que desde hace 5 años no utilizo ningún medicamento, usando únicamente la homeopatía que mi MEDICO-HOMEOPATA me receta. Pongo MEDICO-HOMEOPATA en mayúsculas porque es un doctor licenciado y a parte a estudiado homeopatía (osea que no es un naturista sin más).Yo durante largo tiempo(desde los 18 años a los 39, tuve un problema de piel (eritema multiforme, lo denominaron), porque nadie sabía bien por qué me venían estos epìsodios cada vez más fuertes y menos distanciados en el tiempo. Total que en épocas de estrés, bajada de defensas, menstruaciones o cuando pillaba al cuerpo un poco flojo parece ser, estas lesiones me venían saliendo en todas partes: pies, manos, codos, rodillas, piernas, brazos, vientre, mucosas (genitales, boca, nariz)...en fin, como digo cada vez eran más extensas y en mas sitios. Duraban de dos a tres semanas, y eran dolorosas y picaban mucho. Después de ser visitada por varios especialistas, incluso en Inglaterra e Italia, los dermatólogos me recetaban curas de seis meses de corticoides, que además de ser caras tenían sus terribles efectos secundarios (como toda la medicina alopática), pero era lo único que me aliviaba y me hacia estar unos meses sin estas erupciones pero cualquier inesperado mes..vuelta a empezar. Llegué a tener problemas en mi trabajo por mis incesantes bajas ya que ni me podía calzar, por las lesiones en los pies, tenía que comer con pajita po las lesiones en boca...en fin lo pasaba realmente fatal! Hasta que una amiga me recomendo visitar a un MEDICO-HOMEOPATA, y aunque yo era un poco incr´ñedula de todas estas cosas ya que parece ser que solo es cierto lo que piensa la mayoría, preo en fin, visité a este doctor en pleno proceso con mis lesiones en todo el cuerpo y tras una hora de consulta, en la que me preguntó realmente de todo, incluso rasgos de mi personalidad y carácter, experiencias vividas desde mi infancia...en fin, me pareció mas que un médico un psicólogo, pero lo ciero es que me recetó unas bolitas que encargu´q en la farmacia para el día siguiente porque apenas hay farmacias que dispongan de homeopatía en stock, y cuando la recogí al día siguiente y las empecé a tomar, las lesiones se secaron en un día milagrosamente dejando de doler y picar y se aceleró el proceso porque ya descamaron y se pelaron, y en cosa de cinco días. No me quiero alargar más, sólo quería contar mi experiencia y decir que desde entonces, sólo utilizo homeopatía para mí y mi familia. Nunca más he tenido que tomar ibuprofeno en cada una de mis menstruaciones, que eran insoportables y desde los trece años venía medicandome en cada una de ellas, y todo lo soluciono con la homeopatía. Realmente funciona y como dice mi DOCTOR, ciertamente es más fácil creer en la homeopatía quien tiene total desconocimiento de las cosas que nosotros los doctores porque no hay una razón del por qué funciona pero lo que es cierto es que lo hace.
De: Isabel
21 de febrero de 2011, 17:18:25
Al igual que carolina, padezco desde hace 3 años de eritema multiforme, y los brotes cada vez son peores y con mucho picor y tengo que recurrir a antiestaminicos y a cortisona. Me da miedo pensar que puedo enfermar o tener alguna lesión en las que mis defensas se vean mermadas y los brotes sean brutales. Quiero recurrir a un médico homeópata, pero no sé si me ayudará a paliar mi enfermedad o la empeorá, ya que aquí en Almeria nadie tiene experiencia en este tipo de enfermedad.Por favor ayudenme. Un saludo
De: TajqExAKjbuiDqZVhD
26 de septiembre de 2012, 05:10:41
Buenos dedas,En primer lugar, me pretsneo, soy Pablo Gutierrez, account manager de Coguan Adshare.Me dirijo a ustedes para comunicarles que uno de nuestros anunciantes este1 muy interesado en su pe1gina web ya que encaja con la teme1tica de la campaf1a solidaria.Por ello, sereda interesante que pudie9semos entablar un contacto para explicarles cf3mo funciona nuestra plataforma y para que puedan aprovechar esta ocasif3n de probar nuestra marketplace con esta campaf1a.Si este1n interesados y quieren obtener me1s informacif3n pueden contactar conmigo mediante esta misma veda o llamando al nfamero de tele9fono que aparece me1s abajo.Quedamos a la espera de una respuesta inmediata puesto que esta campaf1a va a ser presentada ya.Reciban un cordial saludo,Pablo Guierrez

Si lo desea, déjenos un comentario. Nos reservamos el derecho de eliminarlo si incumple con la legalidad vigente. En cualquier caso, no nos hacemos responsables de ninguno de los comentarios aquí vertidos.


captcha

Subir

Archivo del blog

powered by Google

Publicaciones

Pensar
Revista iberoamericana para la ciencia y la razón

Pensar en Internet
- Publicaciones -

Enlazar al Círculo Escéptico

En esta página encontrará banners, botones y sugerencias de texto para enlazar a este sitio.

Cartas

Entre en este apartado para leer nuestras cartas, que serán enviadas a los medios, y adherirse a la iniciativa si lo considera adecuado.

Últimas noticias

Destacados

- Dossier: Todo sobre "Las caras de Bélmez"
- Dossier "Iker Jiménez"
- Artículos: La ciencia frente a las creencias religiosas
- ¿Funciona la homeopatía? (prensa)
- Planeta Encantado
- La decodificación de Dan Brown

Contacto y novedades

Contacto

Ver nuestra política de privacidad

Novedades del Círculo Escéptico en RSS:

Novedades en RSS

Sitios web de nuestros socios

En línea desde:23/08/2005

Miembros de:

ECSO: European Council of Skeptical Organisations

2005, 2006, 2007 (c) Círculo Escéptico. Prohibida la reproducción sin permiso.