Círculo Escéptico: Asociación para la difusión del pensamiento crítico Administración del blog
 

 Portada  |  Actividades  |  Documentos  |  Humor  |  Enlaces  |  Quiénes somos  |  Contacto 

Blogs del Círculo Escéptico > El remedio homeopático de la semana

El remedio homeopático de la semana

-

RSS del blog.

El Oscillococcinum (Anas Barbarie)

Cuando hace unos días varios miembros de Círculo Escéptico cometimos un infructuoso placebocidio homeopático, un de los remedios empleados fue el Osicllococcinum 200K, así que lo lógico es dedicar esta segunda entrega del "remedio homeopático de la semana" a semejante potingue. Entrega que, por cierto, tenía prevista para hace un par de días y que se ha retrasado a causa de la homeopatía, pero no precisamente de los efectos de la sobredosis (que siguen siendo exactamente los mismos). Luego se lo explico.

 

 

El Oscillococcinum es algo así como el no va más de los productos homeopáticos. Como ya saben, para crear un remedio homeopático hay que diluir una sustancia hasta el extremo de que muchas veces los remedios no contienen absolutamente nada de principio activo (y si no me creen, lean cómo lo dice nada menos que el Consejo de Homeópatas de Nueva Zelanda). En el caso del Oscillococcinum este objetivo está plenamente logrado, ya que una dilución a 200K es... es... bueno, es algo prácticamente inimaginable. A 13K (que equivalen prácticamente a 13 diluciones centesimales; la diferencia de denominación se debe solo al método empleado, el korsakoviano, más ojimétrico que el de Hahnemann pero más rápido) ya ha desaparecido cualquier molécula del compuesto original. A 30K queda algo así como una molécula por cada 7.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 de píldoras. A 200K... bueno, para encontrar una sola molécula de la tintura madre original en una dilución a 200K tendríamos que transformar toda la materia del Universo en agua dinamizada y bebérnosla. Y luego, encontrar otros muchos trillones y trillones de Universos iguales y bebérnoslos también.

 

Y luego van, echan ese agua en unas bolitas de lactosa, dejan que se evapore, y dicen que es un remedio potentísimo. En fin...

 

Pero decíamos que el Oscillococcinum riza el rizo de la dilución porque no solo es que el proceso de dilución se encargue eficazmente de hacer desaparecer el ingrediente original, no. Es que, encima, el ingrediente original no existe. El remedio se basa en el oscilococo, un supuesto microbio descubierto, no menos supuestamente, por un tal Joseph Roy, pero que nadie ha vuelto a observar jamás de los jamases. De hecho, el tema del oscilococo causa aún cierto estupor entre los homeópatas, a pesar de lo cual no parecen tener muchos reparos en emplearlo, como muestra una simple búsqueda googlera.

 

El caso es que Joseph Roy dijo haber visto el dichoso oscilococo en la sangre de los enfermos de la gripe de 1917, en tumores cancerosos, en los esputos de los tuberculosos y en una larga serie de tejidos, secreciones y excrementos humanos, hasta el punto de que lo identificó como la causa de casi cualquier enfermedad, real o ficticia, que puedan imaginar.

 

De modo que, en uno de esos saltos mentales que solo podemos ver en la homeopatía, el buen hombre tuvo la ocurrencia de preparar un remedio homeopático a base de Anas Barbarie, Hepatis et Cordis Extractum, es decir, extracto de hígado y corazón de pato de barbaria. Sigue siendo una incógnita por qué escogió el hígado y el corazón, por qué los de un pato (si, según él, el oscilococo estaba por todas partes) y por qué dijo (y se sigue diciendo) que es el pato de barbaria cuando lo que se usa es un pobre e inocentísimo pato almizclado.

 

Hasta aquí, digamos, la parte técnica. Pero decía yo al principio que esta entrada se me ha retrasado un par de días, y eso se debe a que también debería haber una parte jurídica. Los lectores de El fondo del asunto recordarán que los remedios homeopáticos gozan de un trato de favor tanto en la legislación española como en la europea, que establecen un régimen especial de autorización para determinados remedios homeopáticos que permite comercializarlos como medicamentos sin necesidad de acreditar que sirvan realmente para algo. Dicen que se trata de una concesión a las presiones de los países con importantes industrias de fabricación de remedios homeopáticos; no lo sé. Pero no me consta tampoco que los fabricantes hayan protestado por esta excepción sobre la norma que se aplica a cualquier otro producto que aspire a la condición legal de medicamento.

 

Recordemos que la excepción no se aplica a todos los productos homeopáticos, sino solo a los que carezcan de indicación terapéutica aprobada; los restantes deben someterse al mismo régimen que cualquier medicamento de los de verdad (incluyendo, por tanto, la acreditación de su eficacia terapéutica; otra cosa es que el sistema no sea todo lo efectivo que quisiéramos). Pero lo cierto es que hasta la fecha no parece que se haya aprobado ningún medicamento homeopático con indicación terapéutica, por lo que yo, infeliz de mí, supuse que el Oscillococcinum se comercializaría como "medicamento homeopático sin indicación terapéutica aprobada".

 

Bueno, pues tampoco. Como dice la propia multinacional fabricante

 

 

Es decir, este producto, que se vende en farmacias y en cuya etiqueta se lee bien clarito "MEDICAMENTO HOMEOPÁTICO", aún no ha sido autorizado como tal por las autoridades sanitarias.

 

Como no quiero usar la palabra "clandestino", que está muy fea, me abstendré de hacer más comentarios. Aunque me encantaría ver los gritos de los que claman contra la "medicina alopática" si a alguna otra multinacional farmacéutica se le ocurriera comercializar sus fármacos sin la correspondiente autorización.

 

De cualquier modo, la página web deja bien clarito que Boiron presentó sus productos (incluyendo el Oscillococcinum) con arreglo al ya derogado Real Decreto 2208/1994, así que, bueno, uno podría pensar que al menos los comercializará cumpliendo con la normativa entonces vigente, ¿no?

 

Pues tampoco. Como decía, al no estar aún debidamente autorizado, no es fácil saber si el Oscillococcinum sería un producto con o sin indicación terapéutica. Pero la propia Boiron nos vuelve a dar una pista en su web:

 

 

Teniendo en cuenta que el Oscillococcinum se fabrica con una sola cepa (el pobre patito), habrá que suponer que el probo y honrado fabricante, con plena voluntad de cumplir la ley, lo ha etiquetado conforme a lo que establecía el citado Real Decreto de 1994 para los productos homeopáticos sin indicación terapéutica aprobada, ¿no?

 

Acertaron: tampoco.

 

Decía el artículo 5 del viejo Decreto (y sigue diciendo, casi al pie de la letra, el actualmente vigente) que

 

4. El etiquetado y, en su caso, el prospecto debe incluir, única y obligatoriamente, además de la indicación «Medicamento homeopático» bien visible, los datos siguientes:

 

a) Denominación científica de la cepa o cepas, seguida del grado de dilución, empleando los símbolos de la farmacopea utilizada.

 

b) Nombre y dirección del titular de la autorización sanitaria y, en su caso, del fabricante.

 

c) Forma y vía de administración.

 

d) Fecha de caducidad en forma clara (mes y año).

 

e) Forma galénica.

 

f) Contenido del envase de venta.

 

g) Condiciones de almacenamiento, si procede.

 

h) Advertencias especiales si el medicamento así lo exige.

 

i) Número del lote de fabricación.

 

j) Número de registro sanitario.

 

k) Precio.

 

l) Medicamento homeopático «sin indicaciones terapéuticas aprobadas».

 

m) Una advertencia que aconseje al usuario que consulte a un médico si los síntomas persisten durante la utilización del medicamento.

 

 

Requisitos a los que hay que añadir, como dice el apartado b) del primer inciso del mismo artículo, la

 

Ausencia de indicación terapéutica particular en la etiqueta o en cualquier información relativa al medicamento.

 

 

¿Lo cumple el producto? Pues más bien no. Empecemos por el principio, o sea, la caja. Dándole la vuelta vemos lo siguiente:

 

 

¿Lo notan? El apartado de "Forma y vía de administración" ha sido astutamente cambiado por unas "Posología y modo de empleo" en las cuales se explica que el potingue debe tomarse

 

- Como preventivo... a lo largo del período de exposición gripal.

 

- Al inicio del estado gripal...

 

- En un estado gripal declarado...

 

 

Si esto no es una indicación, que venga Hahnemann y lo vea.

 

Por cierto, de las citas de arriba he suprimido la posología porque, como ya saben, por lo visto no tiene ninguna importancia.

 

Pero eso es solo la caja, es decir, lo que el Decreto llama "el etiquetado". Porque dentro, además de seis bonitos tubitos rellenos de lactosa, la caja contiene este prospecto

 

 

 

Que nos dice entre otras cosas:

 

1. ¿QUÉ ES OSCILLOCOCCINUM Y PARA QUÉ SE UTILIZA?

OSCILLOCOCCINUM es un medicamento homeopático utilizado tradicionalmente en el tratamiento preventivo y sintomático de los estados gripales.

 

Para luego repetir las indicaciones de la etiqueta sobre cómo tomarlo (y claro, ya de paso, para qué tomarlo).

 

Por cierto, me ha hecho bastante gracia esta advertencia:

 

Si estima que la acción de OSCILLOCOCCINUM es demasiado fuerte o débil, comuníqueselo a su médico o farmacéutico.

 

Tributo a la ingenuidad que solo se ve superado por esta otra:

 

Si ha utilizado OSCILLOCOCCINUM más de lo que debe, consulte inmediatamente a su médico o farmacéutico.

 

Una advertencia que sería totalmente innecesaria si, como nos dicen habitualmente, los remedios homeopáticos carecen de efectos adversos. ¿O no? Según el prospecto,

 

Como todos los medicamentos, OSCILLOCOCCINUM puede tener efectos adversos. Si se observa cualquier reacción no descrita en este rospecto, consulte con su médico o farmacéutico.

 

Me pregunto si se referirán también a la ausencia de reacción alguna. En fin...

 

Insisto en que todo esto vale para el caso de que Boiron realmente haya intentado registrar el Oscillococcinum como medicamento homeopático sin indicación terapéutica aprobada. Si formuló la solicitud para registrarlo como medicamento con indicación terapéutica la cosa cambiaría bastante, puesto que entre otras cosas tendría que haber aportado los estudios clínicos que avalasen su eficacia y someterse a la legislación general sobre medicamentos, que entre otras cosas exigía entonces (como ahora) que se indique en la etiqueta y en el prospecto la composición cualitativa y cuantitativa, cosa que quizá no quedaría muy bien, ¿verdad?

 

Y eso que habría una manera mucho más sencilla de solucionar todo este entuerto. La ha propuesto Andy LewisLe Canard Noir (sin relación con el pato de barbaria) en The Quackometer, uno de los blogs escépticos más interesantes de Gran Bretaña. Muy resumidamente, su idea consiste en incluir en la etiqueta una indicación tal que así:

 

 

El propio autor reconoce que la etiqueta no sería muy comercial, así que no es muy probable que su propuesta prospere. Pero es una lástima, porque sería mucho más honrada que lo que tenemos ahora, ¿verdad?

Publicado el 01/03/2010 a las 00:33:20.

Comentarios

De: cSAEpeznp
26 de septiembre de 2012, 12:38:17
Intelligence and siplmictiy - easy to understand how you think.
De: ebeFCuVtCFBWoVw
27 de septiembre de 2012, 22:08:22
VEQlbd , [url=http://irkoanealvcs.com/]irkoanealvcs[/url], [link=http://qremhsznanyf.com/]qremhsznanyf[/link], http://alayxpsmjjhf.com/
De: yNPCBNIWKFjPo
29 de septiembre de 2012, 05:29:35
TcHYPv , [url=http://cmfhyfxrgyry.com/]cmfhyfxrgyry[/url], [link=http://higflrsyornt.com/]higflrsyornt[/link], http://cbtrfgemtagw.com/
De: CONCHITA
20 de noviembre de 2012, 17:08:24
NO SÉ SI ESTE MEDICAMENTO LO HAN APROBADO O NO PERO LO QUE SÍ QUIERO DECIR ES QUE FUNCIONA Y MUCHO MEJOR QUE CUALQUIER OTRO MEDICAMENTO PARA CATARROS O GRIPES QUE ACTUALMENTE EXISTE EN EL MERCADO.
OTRO MEDICAMENTO QUE FUNCIONABA PARA QUITAR LA CONGESTIÓN NASAL CASI INMEDIATAMENTE Y QUE POR DESGRACIA TODO LO QUE FUNCIONA EN ESTE PAÍS LO EMININAN ERA ORNADE PERO YA NO SE PUEDE COMPRAR PORQUE LO HAN RETIRADO DEL MERCADO.
ESPERO QUE NO PASE CON OSCILLOCOCCINUM PORQUE SERÍA SEÑORES, OTRA GRAN PÉRDIDA.
De: Marta
27 de noviembre de 2012, 11:36:17
No se por que funcionan los medicamentos homeopáticos, soy químico y rompen todas las leyes que he estudiado. Pero cuando estos medicamentos funcionan en niños, menores de dos años, ya no se pueden considerar placebos.
Para todos los escépticos, cuando los necesiten con sus hijos, sin entender por que, van a comprobar que la homeopatía funciona.

Si lo desea, déjenos un comentario. Nos reservamos el derecho de eliminarlo si incumple con la legalidad vigente. En cualquier caso, no nos hacemos responsables de ninguno de los comentarios aquí vertidos.


captcha

Subir

Archivo del blog

powered by Google

Publicaciones

Pensar
Revista iberoamericana para la ciencia y la razón

Pensar en Internet
- Publicaciones -

Enlazar al Círculo Escéptico

En esta página encontrará banners, botones y sugerencias de texto para enlazar a este sitio.

Cartas

Entre en este apartado para leer nuestras cartas, que serán enviadas a los medios, y adherirse a la iniciativa si lo considera adecuado.

Últimas noticias

Destacados

- Dossier: Todo sobre "Las caras de Bélmez"
- Dossier "Iker Jiménez"
- Artículos: La ciencia frente a las creencias religiosas
- ¿Funciona la homeopatía? (prensa)
- Planeta Encantado
- La decodificación de Dan Brown

Contacto y novedades

Contacto

Ver nuestra política de privacidad

Novedades del Círculo Escéptico en RSS:

Novedades en RSS

Sitios web de nuestros socios

En línea desde:23/08/2005

Miembros de:

ECSO: European Council of Skeptical Organisations

2005, 2006, 2007 (c) Círculo Escéptico. Prohibida la reproducción sin permiso.